Principal
Quienes Somos
S.O.L.I.D.A
Comunicados
Servicios
Arch. y Documentos
Sala de Homenaje
Links Relacionados
Aportes del Libano
Carta de Lectores
Contactenos
Donaciones

    WEB MASTER
info@masserver.com.ar


Copyright 2004 Bilal


Usted es  el visitante numero:


Desde Noviembre de 2004

ASAMBLEA EXTRAORDINARIA DE LOS OBISPOS MARONITAS
 
La  Asamblea de los obispos maronitas, reunidos  ayer (11/5/2005), ha emitido un comunicado de una rara virulencia, contra la ley electoral del año 2000, la cual serviría  de basa a las elecciones legislativas previstas  a partir del 29 del mes de mayo.

La asamblea ha estimado que esta ley "viola el principio de la coexistencia islámico - cristiana", considerado  como principio intangible  en la Constitución.

"Insistir en  organizar  elecciones legislativas en el cuadro  de esta ley inicua tendrá consecuencias nefastas que no queremos ni deseamos" ha advertido la  Asamblea. He aquí el comunicado integral  de los obispos maronitas:

Convocada,  para  una reunión extraordinaria, a Bkerke, la Asamblea de los obispos maronitas, bajo la presidencia del patriarca, ha examinado la situación interna  y en particular la ley electoral   del año  2000,  que muchos libaneses y especialmente  las comunidades cristianas, consideran como una ley inicua e inepta a reflejar  la posibilidad  de elegir los diputados que  fielmente los representan   por las  siguientes razones:

1- Esta ley ha sido elaborada en una época que no anhelamos evocar, y ha sido aceptada por los libaneses contra su voluntad. Estos libaneses estaban convencidos que ella no reflejaba ni su opinión ni su opción, pero que estaban imposibilitados a negarla. De hecho, las deformaciones que han acompañado los escrutinios legislativos, a la falsificación y al soborno, han viciado la sana  representatividad  de los diputados, asunto que sería ahora imposible de  extendernos  sobre ello.

2-  Los resultados de esta ley son en contradicción  con el acuerdo nacional de Taef que llegó a ser Constitución. Esta  Constitución provee una paridad en la representación parlamentaria  entre diputados cristianos   y musulmanes, conforme la diversidad de sus componentes, lo que estipula a cada gran comunidad 64 diputados. Pero a la sombra de la ley en cuestión, los cristianos no pueden elegir mas que 15 de los 64 diputados. El resto, o sea alrededor de 50 diputados,  es elegido por los musulmanes, lo que conforma una extorsión evidente al espíritu del acuerdo de Taef que priva  de legitimidad  todo lo que contradice  el principio de la coexistencia  islámico - cristiana. .

3 - En realidad, los diputados cristianos electos por un bloque  musulmán no pueden más representar a sus electores cristianos.  Ellos representan  las cabezas de las listas  y son  obligados  a adoptar las posiciones  de sus listas y no aquellas de sus electores cristianos, en la gran circunscripción. Por esto hemos preconizado la pequeña circunscripción, que permite a  los cristianos  y a los musulmanes de elegir libremente  sus representantes, que ellos conocerán de cerca y que los representarán fielmente.
 

                                                       LA DECEPCION DE LOS LIBANESES

4- La insistencia, después de un período de aplazamientos, de  organizar las elecciones  legislativas con  base a esta ley es una injusticia. Se sabe, en  efecto,  que durante el último decenio, el Parlamento ha preparado una nueva ley electoral  cada vez que se presentaba un vencimiento legislativo, o sea,  cada cuatro años, menos esta vez, el Parlamento  vuelve a adoptar a la misma ley anterior rechazada por la mayor parte de los libaneses.

5- La decepción que comienza a   manifestarse entre los libaneses, particularmente entre los cristianos, después de la inmensa manifestación  del 14 de marzo,  no augura nada de bueno para el Líbano. Necesitamos con urgencia de un acuerdo, una cooperación para realzar el Líbano de una postración que durante mucho tiempo ha sido descuidada e ignorada.

6- La obstinación de planificar las elecciones legislativas a la sombra de una ley inicua tendrá consecuencias catastróficas que no anhelamos ni queremos. Las premisas de estas consecuencias han comenzado a manifestarse bajo la forma de la desistencia  de algunos candidatos. ¡Al inteligente, pocas palabras!

7- Invitamos a todos los dirigentes, a cristianos como a   musulmanes, a fijar de  cerca su mirada y a hacer prevalecer el interés nacional sobre cualquier otro interés, a agarrarse firmemente  al principio de la coexistencia, que pone a pie de igualdad cristianos y musulmanes.

   Cordialmente

                    + Charbel  Merhi
       Obispo de los Maronitas en Argentina