Principal
Quienes Somos
S.O.L.I.D.A
Comunicados
Servicios
Sponsor's
Arch. y Documentos
Sala de Homenaje
Links Relacionados
Aportes del Libano
Carta de Lectores
Contactenos
Haga su Contribucion
Radio Libano Verde

    WEB MASTER
info@masserver.com.ar


Copyright 2004 Bilal


Usted es  el visitante numero:


Desde Noviembre de 2004

Quinto Llamado de los Obispos Maronitas Apoyo a Res.ONU 1559 República Libanesa Amnistía Internacional Mensaje Mi Libano es.. Informe Especial Resolucion del Congreso Requiem PM Rafic Hariri Mision Maronita del Uruguay Sec.Gral ULCM Carta UCAL al Pte Lahoud Discurso Bachar al Assad Radio Cultural Comunicado Bilal C.Cult. Libanes R. Dominicana Mje Pte ULM Pascuas Prensa UCAL El Mensajero Maronita Comunicado de Australia Mexico para Juan Pablo II Carta de la Nacion UCAL El Mensajero - Santo Padre Comunicado del Gobierno Español Carta Pte UCAL Jucal Mendoza Jucal Rosario Consejo Nacional UCAL Soc Lib Uruguay IBOLIBAN Asamblea

 

MISION LIBANESA MARONITA

DE LA REPUBLICA ARGENTINA

 

La Misión Libanesa Maronita de la República Argentina, realizó hoy 20 de Febrero de 2005 a las 11 hs., Una Misa de Réquiem en memoria del ex Primer Ministro libanés Rafiq El Hariri.

La Catedral de San Marón estuvo colmada de asistentes, entre los que se encontraban S.E. el Embajador del Líbano Hicham Hamdan y Sra., el Arzobispo ortodoxo Mons. Kirilos Doumat, el Presidente del Consejo Nacional de la Unión Cultural Argentino Libanesa Marón Curi, Presidentes de numerosas instituciones y otras autoridades.

 

La homilía de la Misa la realizó el Obispo Eparca de los Maronitas Monseñor Charbel Merhi, quién pronunció las siguientes palabras:

Permítanme, transportarme en este momento al inicio de la creación del mundo, según el relato bíblico donde se habla de los dos hermanos Abel y Caín primeros hijos de nuestro padres Adán y Eva. Un simple acto de envidia transformado en un terrible sentimiento de odio acabó con la vida del inocente Abel. Fue el primer asesinato cometido en la tierra. Caín pensó que al matar a su hermano él sería el dueño de la tierra. Pasaron, los años y los siglos y el crimen de matar al hermano para alcanzar el dominio y el poder no cesa de ser una constante en la humanidad Las guerras fratricidas se multiplicaron en la tierra, suscitadas por el afán del poder. Pero el plan de la Providencia de Dios continúa vigente y las naciones deben frenar  el poder destructivo del odio, guiadas por los principios del amor, de la justicia y del respeto a los derechos del hombre. Estos principios forman las columnas de lo que llamamos democracia, entendida en su optimo sentido.
En la historia de nuestra patria el Líbano, encontramos una réplica de la historia de la humanidad, pues tuvimos muchas guerras y disputas fratricidas cuyas causas han sido los mismos vicios humanos del odio de la ambición y de la pasión del poder. Pero la inteligencia de nuestra gente y el equilibrio de las personas de bien consiguieron siempre llevar nuestras comunidades a encontrar acuerdos fraternos para mantener la unidad del Líbano frente a los intereses mezquinos del mundo exterior. Se destacan algunos ejemplos en nuestra historia que constituyen el orgullo de nuestro pueblo: El acuerdo o el congreso de Antelias del 8 de junio de 1840  congregó a revolucionarios libaneses que luchaban contra los conquistadores de la época y juntos – Drusos cristianos y musulmanes – se reunieron alrededor del altar de la Iglesia de San Elías en Antelias y juraron conservar su unidad en una lucha hasta la muerte para defender la  libertad y la independencia de la patria. Este documento histórico, fue el núcleo ejemplar para nuestras futuras luchas contra la opresión de los opresores ajenos a la familia libanesa. Otro ejemplo, inmortalizado en una fiesta patriótica del 6 de mayo que se refiere al ahorcamiento, el 6 de mayo de 1916, a 14 mártires libaneses, musulmanes y cristianos, que abogaban, en plena guerra mundial, por la libertad y la independencia del Líbano, contra la opresión del gobernador turco, llamado el despiadado justiciero. No cabe duda, hermanos, el cabal ejemplo de estos héroes y la sangre de estos honrados mártires han sido el modelo que todo libanés debe imitar para lograr la construcción de una soberana nación.
Y si pasamos a la historia reciente de nuestra vida en el Líbano, a partir de la fatídica fecha del 13 de abril de 1975, que nos introdujo en una absurda guerra fratricida, fomentada por intereses ajenos a la familia libanesa y cuyas consecuencias siguen causando muchos sufrimientos al Líbano y a los libaneses, encontramos numerosos ejemplos de eminentes personas que fueron víctimas de las intrigas de los foráneos para la realización de sus sórdidos planos visando la destrucción del Líbano. Sería inútil recordar nombres, pero sepamos que varios líderes de comunidades libanesas, jefes de gobierno, presidentes de la República, hombres y mujeres, niños y adultos ancianos y discapacitados han inmolado su vida, cada uno según sus convicciones, para aumentar la lista del martirologio libanés. Ante ellos nos inclinamos en señal de amor, respeto y gratitud.
Y hoy, hermanos reunidos en este templo religioso, un pedazo del Líbano en Argentina, queremos invitarlos a rezar con nosotros por el descanso del alma del mártir libanés Rafiq El Hariri y la de las 14 víctimas que murieron con él, en solidaridad patriótica, pidiendo al Todopoderoso el consuelo a sus familiares. Al recordar la figura benemérita y respetuosa del Presidente Rafiq El Harri recordamos a un hombre que luchó enormemente y sin parar para construir la unidad del Líbano, gastando energías y bienes materiales personales, sufriendo contrariedades y finalmente inmolando su propia vida para que el país recupere su plena independencia, su firme libertad y su total soberanía. El nombre de este mártir, según una expresión de nuestro Patriarca Mar Nasrala Butros Sfeir, ha sido mayor que su patria considerando su proyección internacional y sus relaciones con las grandes naciones, todo ello en beneficio del Líbano y a favor de todos los libaneses. Hombre de origen humilde, llegó a ser con el esfuerzo de su trabajo y la viveza de su inteligencia uno de los célebres hombres millonarios del mundo. En su riqueza nunca fue egoísta más bien supo enriquecer a los demás mediante sus obras de beneficencia. Son 33 000 libaneses que han podido estudiar en escuelas y universidades gracias a sus fundaciones y a las becas inteligentemente destinadas a los dotados y necesitados, sin distinción de religión. Tenía una ejemplar apertura hacia las diversas ideologías con tanto que sean útiles para consolidar la unión del pueblo libanés. Era un musulmán orgulloso de su fe y al mismo tiempo no paraba de visitar el Papa de Roma para pedir sus consejos y su bendición para lograr el bien de su patria y la paz para la conflictiva región del Medio Oriente. En la histórica visita de Juan Pablo II al Líbano llamó la atención de todos la cálida recepción que él y su familia brindaron al Sumo Pontífice. Como todo político tenía su personalidad propia y en el caso del Líbano necesitaba mucha delicadeza para poder enfrentar serias dificultades y superar enormes intrigas. Esta habilidad del ex Primer Ministro en el manejo del problema libanés tenía límites para él que eran sus convicciones patrióticas. Su renuncia últimamente al poder y su aferramiento a estas convicciones políticas, fueron probablemente la causa de su asesinato que alarmó a todos los libaneses. La verdadera unidad del Líbano manifestada en sus triunfales funerales, es el testimonio elocuente que Rafiq El Hariri murió como héroe y como mártir de sus ideales que cualquier auténtico libanés debe abrazar: Lograr la unidad del pueblo libanés. Unamos nuestros esfuerzos hermanos para consagrarnos como servidores del Líbano y luchadores a favor de su total soberanía.

 


+ Charbel Merhi
Obispo de los Maronitas en Argentina

mcharbel@hotmail.com

volver a la principal