Principal
Quienes Somos
S.O.L.I.D.A
Comunicados
Servicios
Sponsor's
Arch. y Documentos
Sala de Homenaje
Links Relacionados
Aportes del Libano
Carta de Lectores
Contactenos
Haga su Contribucion
Radio Libano Verde

    WEB MASTER
info@masserver.com.ar


Copyright 2004 Bilal


Usted es  el visitante numero:


Desde Noviembre de 2004

Quinto Llamado de los Obispos Maronitas Apoyo a Res.ONU 1559 República Libanesa Amnistía Internacional Mensaje Mi Libano es.. Informe Especial Resolucion del Congreso Requiem PM Rafic Hariri Mision Maronita del Uruguay Sec.Gral ULCM Carta UCAL al Pte Lahoud Discurso Bachar al Assad Radio Cultural Comunicado Bilal C.Cult. Libanes R. Dominicana Mje Pte ULM Pascuas Prensa UCAL El Mensajero Maronita Comunicado de Australia Mexico para Juan Pablo II Carta de la Nacion UCAL El Mensajero - Santo Padre Comunicado del Gobierno Español Carta Pte UCAL Jucal Mendoza Jucal Rosario Consejo Nacional UCAL Soc Lib Uruguay IBOLIBAN Asamblea

QUINTO  LLAMADO DE LOS OBISPOS MARONITAS


             
  Los obispos Maronitas bajo la presidencia de Su Beatitud Eminentísima Mar Nasrala  Butros Sfeir. Analizaron las cuestiones eclesiales y  las nacionales, local y regional.  Finalizada la reunión, han emitido el siguiente Llamado:

              Este es el 5º llamado a nuestros hermanos e hijos libaneses para que no cedan  a la desesperación , a pesar de todas las dificultades que traban su camino, hacen imposible su vida cotidiana y que les conducen a perder la fe en su patria.
              Las razones para  esperar  quedan grandes, a pesar de todas las apariencias contrarias, de todos los  actos tiránicos repugnantes y las prácticas injustas.
              La fuente de nuestra esperanza reside  en nuestra fe en Dios, en la justedad  de nuestra causa, la sagacidad de nuestro pueblo, las lecciones de nuestra historia y finalmente  en el ejemplo de nuestros ancestros  que, para vivir libres, y dignos y para  no inclinarse jamás sino ante Dios, aceptaron la miseria y las asperezas de la existencia.
              Las causas de la desesperación son numerosas. Solamente citamos algunas:

1 – Un horizonte que se cierra ante la juventud libanesa. Numerosos son los jóvenes que, promovidos en las universidades con  los más altos diplomas, no encuentran trabajo y son obligados a emigrar.  Algunos entre ellos nunca
vuelven jamás, lo que contribuye a vaciar la nación de sus cerebros.

2 – Un enorme endeudamiento que pesa sobre los ciudadanos. Ya llega a 40 mil millones de dólares y se abulta  a cada salida del sol. Todas las tentativas que toma el Estado no sirven sino para aplazar la quiebra  y  no para eliminarla. La situación de  las finanzas  amenaza llegar a un desastre financiero “krach”, según la opinión de los expertos de economía, mismo de los que trabajan  en las instituciones financieras internacionales. Uno  de estos ha dicho “La Banca mundial ha evocado en un informe publicado en julio pasado que el dinamismo de la deuda demostrará,  tarde o temprano, la incapacidad del gobierno de  gestionar su  servicio”.  A largo plazo entonces el “krach”  es inevitable. En este intervalo de tiempo, el gobierno agobia la gente con el peso de los impuestos y atrasa – en ciertos casos durante años – el pago de sus deudas a los acreedores.

3 – Las divergencias que oponen los dirigentes en la cúpula del  Estado y que repercuten sobre los otros niveles del poder. Esto es visible en el comportamiento de ciertos responsables que se abstienen de poner en aplicación las decisiones del Consejo de ministros y multiplican las críticas contra las prácticas de sus jefes y de sus próximos, permaneciendo así mismo en sus puestos como si no ha pasado nada. Esto hizo perder  a los detentores del poder la credibilidad que ellos deben tener ante el pueblo y el respeto que  normalmente les era debido. Este problema encuentra en parte sus causas  en las fallas y lagunas del  acuerdo del “Taef”  que debería haber sido aplicado de una manera integral para precisamente sanearlo y reformar sus defectos.

4 -  La omnipresencia de las coimas en todas las administraciones públicas Ningún ciudadano que, cumpliendo las formalidades   administrativas, de cualquier naturaleza que sean,  escapa  a las peores  molestias  de ver  su trámite prolongarse por muchos meses o hasta años, esto si no permanece congelado por el funcionario  que no acepta desbloquearlo  sino a cambio de un pago  de lo que cree que le es debido, antes mismo de lo debido al Estado. Y esto a condición de estar presente en su puesto y no atrasado o en vacaciones.  Solamente los servicios de la Seguridad general, contrariamente a  lo que está en uso  aquí, han adoptado  el sistema  de las formalidades por correo, a ejemplo de los países desarrollados.

5 – Una corrupción que se expande en los rangos de ciertos responsables. Entre ellos algunos ocupan altas posiciones. Reparten los recursos del Estado y se enriquecen de una manera oscura,  de un día para otro, sin que haya nadie que ejerza  el menor control. Modifican las leyes en su beneficio y se hacen culpables de delitos cubiertos, ignorando que hay gente que tiene ojos para mirar y lenguas para hablar. El Casino del Líbano, la electricidad, El Banco Al Madina, los servicios de aduana, y otros casos que todavía son  ejemplos vivos.

6 – Un servilismo  mortal que provoca la acumulación de hombres ñoquis que son a servicio de otros en reparticiones administrativas por las cuales carecen de toda competencia. Se contentan en quedarse en casa y aparecen cada fin de mes a la caja para recibir sus salarios. Un responsable afirma que hay no menos de 9.000  funcionarios, entre los cuales figuran directores generales, que no cumplen  ninguna función dentro del  Estado  y a pesar de todo, reciben sus salarios mensuales.

7 – Una justicia politizada que perjudica a los ciudadanos, les humilla y les niega sus derechos. Una justicia que corrompe  el sistema democrático, impide los emigrados  a invertir en el Líbano y a crear oportunidades de empleo. Esto es notorio, basta que un individuo, que no es libanés, y que goza de una fuerte influencia en el  escenario libanés, se manifiesta,  
mismo por teléfono, pidiendo que uno   sea preso  o que otro sea liberado, para que  se inicie un proceso para que este esté preso y que el otro sea dejado tranquilo, mismo si ha cometido el peor de los crímenes. El contacto con Israel ya es el motivo más fácil  de inculpación, el más accesible. La justicia se ha transformado en un  objeto divertido por parte de  ciertos altos responsables que la ignoran mismo cuando se les pide a comparecer ante ella.

8 – Un desarrollo equilibrado  que se ha limitado a la capital.  Las zonas regionales  han sido ignoradas y  sus habitantes se encuentran obligados a emigrar hacia la ciudad (…) Sus aldeas necesitan de una escuela, de un dispensario, de una fábrica que los provee empleo,   en ellas  la vida es dos veces más barata que en la ciudad. He aquí  una de las causas  que no dejan los desplazados volver a sus regiones. Se quejan de que  hasta hoy ellos  han sido privados  de la indemnización que les debe el Estado mientras los intrusos reciben lo que no les es debido en la ciudad y sus alrededores.

9 – Una dilapidación sin límites (de los fondos públicos),  sobretodo cuando un encargado oficial acapara en sus manos el mercado y comparte con un empresario  la  plata de un proyecto  en el cual se gasta una parte solamente de la suma destinada  y la parte mayor va a parar en el bolsillo de uno o del otro.  En la mayoría de los casos  se ignora el buró  de las adjudicaciones públicas, como también se ignora el Consejo económico, mismo el Consejo constitucional cuyo mandato expira, y los miembros permanecen por fuerza de la continuidad. Como también no se toma en cuenta el aviso de la
Inspección central, cuyos informes son destinados al olvido. Sin hablar de las diferencias en las emulaciones  en ciertas instituciones oficiales donde los salarios  pueden llegar a ser diez veces superiores a aquellos practicados en   otras administraciones.

10 – Una miseria que  se expande en todas las categorías  de modestos recursos y aplastados por el peso de los impuestos. Numerosos son los que reclaman ayudas para poder asegurar sus  necesidades básicas. Algunos estudios  demuestran que  40% de los grupos familiares  libaneses viven debajo del nivel de pobreza.

11 – La  última queja  se refiere a la elección presidencial. La Constitución es reformada  en violación de la Constitución y esta reforma es impuesta por el extranjero con todo menosprecio. Se moviliza a las instituciones constitucionales  para adoptarla  y se obliga a los ministros y a los diputados a tomar posiciones que  ellos no desean, independientemente  de las personas  involucradas. En un futuro muy próximo los diputados van a tomar decisión. Es necesario que lo hagan con total libertad, teniendo en conciencia el futuro de sus hijos  y que  no se acobarden ante las amenazas que reciban  o de las promesas que se les ofrezcan  y que se ve  que apuntan  desde ya en ciertas áreas.. Dejarse arrastrar por una corriente  devastadora  jamás ha sido sinónimo de salud. Solo la verdad es el camino. El número sin el derecho no es nada. La minoría portadora del derecho es todo.

¿COMO HEMOS LLEGADO  A ESTO?

              El sistema democrático que caracteriza nuestro país ha sido corrompido. He aquí la causa que  nos condujo  al punto  donde estamos. El pueblo no está más en condiciones de hacer llegar al Parlamente  al que quiere. Entonces este pueblo no puede reclamar  cuentas al diputado que no se adecua  a su misión. Toda persona que proclama un punto de vista contrario a la opinión oficial es perseguida y arrestada. Las divisiones no cesan de cavar fosos entre los libaneses. Algunos, de otra parte,  actúan para provocar disensiones y de ahondarlas con amenazas o promesas. Cada vez que los musulmanes y los cristianos comienzan a intentar aproximaciones entre ellos, surge alguien para que los impida. . Esto no es más un secreto. Hay nombres e incidentes conocidos.

              He aquí lo que hasta el presente impide una reconciliación global mancomunando de nuevo a la gente y poniendo un término a las injusticias cometidas contra algunos libaneses, notablemente  a Samir Geagea , a los exilados y a los detenidos.  Es en razón de esto que una fracción de libaneses tiene el sentimiento, 16 años  después del acuerdo de Taef, de ser indeseable en su propio país. Y cada vez que estos últimos levantan la voz para reclamar su derecho a la libertad, a la independencia y a la soberanía, se les acusa de rebelión, de desobediencia, de subversión. Son reprimidos,
perseguidos, arrestados y echados en la cárcel. Aquellos que han sido confinados han  narrado unas variedades de tortura y de humillación contrarias a las leyes y a la Carta de los derechos del hombre. Un tal sistema  no tiene nada que ver con la democracia, supuestamente destinada a facilitar  un vasto espacio de libertad  a los ciudadanos (…)


¿QUIEN ES EL RESPONSABLE?

              Siria ha entrado en el Líbano en 1976, quiere decir, hace 28 años. No volvemos más al pasado. Una parte de libaneses era hostil a Siria antes de cambiar su vestimenta. Y viceversa. Después vino el acuerdo de Taef que, entre otras disposiciones, preveía el retiro del ejército sirio del Líbano, dos años después de la conclusión del acuerdo.  Dieciséis años han pasado y las cosas permanecen en el mismo punto, mismo con algunas modificaciones.  Hoy, todo el mundo sabe que la última palabra en el Líbano no pertenece a los Libaneses, sino a los Sirios. El Líbano, sin embargo, es
un país reconocido por las Naciones Unidas, después de su salida del mandato francés, como un Estado independiente y soberano, una independencia y una soberanía  que había adquirido, mismo antes de Siria. Ya, en el curso del primer mandato de la independencia, los dos países estaban ligados por intereses comunes que una ruptura (“La Quatiaa”) vino  perturbar, sin duda, en razón de la falsa pretensión según la cual el Líbano no era sino una provincia de Siria. Esto ya es historia y es inútil perder el tiempo en repetirlo.
              Lo decimos, francamente: Siria es la sola responsable en el Líbano desde su entrada en 1976 y sobretodo después del acuerdo de Taef, como si se trataba precisamente de una provincia siria. Ayer, un diario sirio, comentando  la campaña presidencial en el Líbano, ha escrito que Siria es el elector más grande, sino el único mismo, en el país. Como si el Líbano fuese vacío de ciudadanos que tienen su opinión sobre lo que concierne y determina antes de  todo su  suerte  y  la de sus hijos.
              Los últimos acontecimientos han ilustrado estas consideraciones. La libanización se ha transformado en sirianización pura que ningún punto de vista libanés podría influenciar.
              Si Siria ha ayudado efectivamente al Líbano en ciertas áreas, ella lo ha aplastado en otras. Es ella que dicta sus órdenes y sus directivas.  Ella que designa los gobernantes, organiza las elecciones parlamentarias y otras. Ella que nombra y revoca quien quiere. Ella que interviene en cada sector, en la administración, la justicia, la economía y evidentemente en la política. Ella lo hace por intermedio de su representante y de sus asistentes. Es ella que realiza las maniobras que se refieren a los intereses del Líbano en las instancias internacionales. Ella que protege a los corruptos y a los corruptores. Ella que permite que, ciertos intermediarios,  en asociación  con   libaneses de altos rangos, repartan los recursos (del Líbano) y el comercio de influencias.
              Así constatamos como la prevaricación se ha expandido y la cultura de la corrupción se ha instalado. Mientras que el pueblo libanés y en primer lugar su juventud,  emigra en gran número  y aquellos que quedan se hunden en la pobreza , día trás día. El Líbano sucumbe bajo el peso de su enorme endeudamiento. Si él cae, Siria caerá con él. No deseamos esto ni para él ni para ella.
              Sabemos que cuando Siria hizo una unión con Egipto, bajo el dominio de Abdel Nasser, el pueblo sirio  ha rechazado esta unión, por razones conocidas,  que no son muy  diferentes de aquellas que hemos citado. Nuestra intención no es de proclamar  cualquier enemistad hacia  Siria, ni de negar toda responsabilidad de parte de los libaneses. Al contrario, nosotros pensamos que no hay  en el Líbano enemigos de Siria y que el interés común impone entre los dos países las relaciones las más fraternales y amicales. Pero el  hermano debe respetar las particularidades de su hermano, no  debe injerirse en sus  asuntos, ni considerarlo como un menor  sobre el cual debe ejercer su tutela.
              Entre dos hermanos, lo que hace falta, es una coordinación, y una cooperación sincera  en todos los planes. Este es el sentimiento que comparten los Libaneses, cristianos y musulmanes. Nosotros queremos esperar que vendrán al Líbano dirigentes capaces de decir claramente esta verdad a sus homólogos  sirios, para que  las relaciones se mejoren..
              No queremos creer que Siria tiene miedo del sistema democrático en el Líbano como algunos lo pretenden. Ella es libre de elegir el sistema que le siente bien y también el Líbano es libre en su  elección. Pero si la tensión y el miedo permanecen, ninguno de los dos países conocerá el reposo, porque lo que perjudica al Líbano, perjudica también a Siria. No queremos ni enemistad, ni conflicto, ni malentendidos. Todo lo contrario, nosotros somos por la cooperación, la fraternidad y la concordia.
Que Dios atienda nuestras súplicas.!!!
 

 

volver a la principal